Gobernación de Casanare

[Saltar la barra de navegación de las migas] Usted está aquí: Inicio> Casanare Nuestro Departamento> Historia> Nueva Granada Fin barra de navegación de las migas


a a a a
Arial Georgia Tahoma Trebuchet MS Verdana

Contenido

19 de abril de 2016

Nueva Granada

LA PARTICIPACIÓN DE CASANARE EN LA INDEPENDENCIA DE COLOMBIA

Abril 25 de 1819: Simón Bolívar, quien lucha contra las tropas de Morillo en Venezuela, pide a RAMON NONATO PEREZ refuerzos de Arauca y CASANARE para sostener la guerra, cometido que el casanareño cumple con cabalidad.

Últimos días de abril de 1891: Las columnas patriotas hostigan al máximo la retaguardia del enemigo, atacando a los realistas en puntos calves de la cordillera como La Salina, Paya, Labranzagrande, Valle de Tenza, con arrojados comandantes como ANTONIO OBANDO, ANTONIO ARREDONDO Y RAYNAL SASMAJOUS, el último de los cuales afrenda su vida a la altura de Garagoa. 

"CASANARE es digno de libertad pues la ha comprado a bien caro precio", escribe Santander a Bolívar en una de sus cartas, mientras en otra anuncia: "...ahora la obra es organizar un ejército fuerte y disciplinado y marchar a Sogamoso". Celebrando estos triunfos, Bolívar responde a Santander:

"Doy a U. S. las gracias por todos estos sucesos que son preliminares seguros de otros más completos y decisivos".
Mayo 14 de 1819:

Simón Bolívar sale de Rincón Hondo (Venezuela) y el 23 del mismo mes, en la aldea se Setenta, expone su plan de unirse al ejército de Santander en CASANARE para libertar a la Nueva Granada.

Mayo 26 de 1819: El Libertador comunica desde Mantecal, al Vicepresidente de Zea, su plan estratégico de invadir la Nueva Granada. Al ser enterado de este plan, Santander alborozadamente escribe: "Gloria inmortal al protector de la Nueva Granada, al benemérito hijo de la tierra de Colombia! ... El proyecto de vuestra excelencia de que me ha puesto el coronel Lara, es el proyecto que arrancará a Fernando el cetro de la parte de América que posee..."

Junio 4 de 1819: Atendiendo a la divisa de rapidez de esta campaña, la tropa libertadora llega a orillas de Arauca, atraviesa el río ese mismo día y entra en la provincia de CASANARE. Después de una penosa marcha, con el agua al pecho, la tropa se aproxima a Tame, cuartel general del Ejército de Vanguardia organizado por Santander

Junio 12 de 1819: Santander y buena parte de su Ejército de Vanguardia, conformado por cuatro batallones mandados por Antonio Obando, Antonio Arredondo, José María Cancino y Pedro Fortul y varios escuadrones comandados por Juan Galea, Ramón Nonato Pérez y Juan Neponoceno Moreno, con una fuerza efectiva de 1.300 infantes y 600 jinetes, sale en Tame al encuentro del Libertador.

Junio 22 de 1819: El Ejército libertador llega a Pore, la Capital de CASANARE, compuesto de 2.500 hombres, bajo el mando general de Bolívar, quien entonces se aproxima a los 36 años. Santander, con solo 27 años, tiene a su cargo la Vanguardia y Antonio Anzoátegui, con 30 años cumplidos, comanda la Retaguardia.

Junio 23 de 1819: Se inicia formalmente desde Pore, la Campaña Libertadora con la marcha del Ejército Patriota por la vía de Paya, primera posición realista que es tomada el 27 de junio. Continuando el ascenso, más de 120 llaneros entregaron su vida ateridos por el frío de los

 

 

peñascos y los riscos de la cresta helada de los Andes, que como una barrera insuperable se oponía a su paso. Remontada la escarpada cumbre con ingentes dificultades, Socha se convierte en el primer refugio de los "descamisados de la libertad".

"Los enemigos están enteramente en cueros, de modo que me asombro como pueden resistir los rigores de la estación; por lo demás, puedo asegurar a Vuestra Excelencia que no son tan despreciables y que se sostienen al fuego con bastante audacia". Así informará José María Barreiro al Virrey Sámano desde los molinos de Tópaga, donde resultó derrotado.

Las acciones del Pantano de Vargas, el 25 de julio y del Puente de Boyacá, el 7 de agosto de 1819, representan no solo la acumulación de la Campaña Libertadora de la Nueva Granada, sino el clímax de la gloria con la que el pueblo llanero se coronó en tan memorables jornadas. Así que puso a prueba el valor de un pueblo sencillo pero altivo de ánimo, generoso de corazón pero de carácter infinito que supo ganar con gallardía el laurel de los héroes. La carga de los 14 lanceros en el Pantano de Vargas, convirtió la inminente derrota en una victoria de epopeya. Entre estos valerosos guerreros se contaban siete llaneros casanareños, cinco venezolanos y dos santandereanos.

"Pues sabrá Ud. que no es como decían, que Bolívar traía solo indios empelotos y montoneras que no serían capaces de hacernos frente; no señor, trae mucha gente buena, caballería terrible y sobretodo llaneros, que pelean como demonios". Así comentará el Coronel Español Juan Tolrá, el resultado de la derrota; pues, "diez llaneros eran capaces de acometer 100 soldados", como escribiría Santander, quien bien conocía el arrojo y el valor de estos habitantes de la pampa. 

No obstante, la participación de Casanare en las luchas por la libertad no se detuvo en los límites de la Nueva Granada. Haciendo parte de las huestes libertadoras, siguieron en pos de Bolívar por los caminos de los países hermanos, contribuyendo batalla tras batalla a la libertad de América. Por eso en la batalla de Ayacucho en el Perú, el 9 de diciembre de 1824, el Mariscal Antonio José de Sucre se dirigía así, a los soldados llaneros: "Compatriotas llaneros: ¡Estoy viendo las lanzas de diamante de Apure, las de Mantecal, Queseras del Medio, Calaboso - Casanare-, las del Pantano de Vargas y Boyacá! ¿Qué podré yo temer? ¿Quién supo nunca resistirles? ¡Viva el llanero invencible! ¡Viva la libertad!".

"Claramente se ve con la participación del elemento llanero fue decisiva en todas las contiendas", observa Hector Publio Pérez Angel en su obra, para reafirmar luego:

"...LOS CASANAREÑOS FUERON EL ELEMENTO DECISIVO PARA LA CONFIGURACION DE UN NUEVO ORDEN SOCIAL, POLITICO Y ECONOMICO EN EL REINO DE LA NUEVA GRANADA Y EN TODA LA AMERICA DEL SUR".

Con la profunda convicción de los hechos, con la seguridad de los testimonios fehacientes de la historia y sin temor de exagerar la valoración de esos mismos hechos, podemos afirmar sin vacilación, que CASANARE ES PUNTUAL Y EL BALUARTE DE LA LIBERTAD DE AMERICA.

Fuente: PEREZ ANGEL, Hector Publio. La Participación de Casanare en la Guerra de Independencia, 1809-1819m editorial ABC, Santafé de Bogotá 1987.

 

Utilidades

[Ir al inicio de esta página] [Ver en formato amigable para la impresora] [Recomendar esta sección a un amigo]
[Página generada en: 0.112 segundos] [Querys Ejecutados:203] [Querys Cacheados:0]