Gobernación de Casanare

[Saltar la barra de navegación de las migas] Usted está aquí: Inicio> Casanare Nuestro Departamento> Gente> Su Gente Fin barra de navegación de las migas


a a a a
Arial Georgia Tahoma Trebuchet MS Verdana

Contenido

15 de mayo de 2009

Su Gente

UN TESORO POR VALORAR


La Orinoquía es una de las regiones colombianas más complejas y extensas en biodiversidad. Vastas sabanas e innumerables humedales y morcillas albergan una incalculable riqueza botica y la riqueza hídrica teje una gran red desde la cordillera hasta las llanuras. En este marco, el departamento de Casanare cuenta con dieciséis ecosistemas que abarcan la llanura inundable, la altillanura, las selvas subandinas y andinas y el páramo, en un total de 44.160 kilómetros cuadrados
27% de la Orinoquía.
Casanare ha basado su desarrollo económico en la explotación de la base natural, que desde la década de 1980 se ha visto afectada por la llamada “bonanza petrolera”, pues las migraciones de todo el país aumentaron la demanda de recursos y la generación de residuos sólidos y líquidos que contaminan las fuentes hídricas, mientras que los controles ambientales de la nación y los municipios, mientras que los controles ambientales de la nación y los municipios padecen de una gran debilidad.

La tala de las sabanas bajas y la desaparición de humedales para la siembra de arroz secano ( sin riesgo), y la disminución de caudales como consecuencia de la desviación de cauces para la canalización y riego del mismo cultivo, afectan la biodiversidad de los municipios del centro y el norte.

La búsqueda de oportunidades económicas generó cambios considerables del sector agropecuario.
La ganadería de ceba en piedemonte viene disminuyendo los bosques por el establecimiento de praderas mejoradas (braquiarizacion) que lesionan los bancos genéticos de fauna y fragmentan y deterioran los corredores biológicos entre la sabana y la vertiente.

Aunque es importante resaltar el uso de tecnología limpia para el control biológico de plagas en cultivos de palma africana, las plantas de procesamiento del aceite generan efectos ambientales con las aguas residuales. La red Vial que en la mayoría de los casos careció de un evaluación confiable del impacto ambiental, cortó los cursos hídricos, atravesó ecosistemas estratégicos y eliminó corredores biológicos de la fauna en una parte importante del Departamento.
Las cuencas hidrográficas forman el sistema natural, económico y social del departamento. Los ríos de Casanare nacen en la cordillera oriental y desembocan en el Meta , que nace en el páramo de Sumapaz y desembocan en el Orinoco. El río Charte, igual que muchos caños y ríos menores, hace parte de la cuenca de un río principal, en este caso de la del Cusiana que cubre un área aproximada de 7.327 kilómetros cuadrados.

El río Cusiana nace en territorio boyacense, posee una longitud aproximada de 365 kilómetros y es navegable en los últimos 115 kilómetros. La cuenca tiene un gran potencial agrícola y ganadero, aunque es mas conocida internacionalmente por la explotación petrolera. Atraviesa los municipios de Aquitania, Labranzagrande y Pajarito en Boyacá, y Recetor, Aguazul, Tauramena y Maní en Casanare. Los afluentes principales son los ríos Charte, Únete, Salinero y Chitamena. La microfauna, no tan notoria como la macrofauna, resulta abundante y variada en toda la Orinoquía. Los indígenas obtenían muchas de sus medicinas del conocimiento de este nivel de la biosfera, que aun hoy es un indicador de la salud de los ecosistemas. Cabe anotar que los insectos, considerados plagas y vectores de enfermedades, contribuyeron durante mucho tiempo para disuadir al hombre de establecerse en el territorio.

En la cordillera Oriental los paramos se encuentran entre los 3.200 y 4.500 msnm. La importancia de estos ecosistemas radican en la función como productores reguladores y almacenadores de agua.
En Casanare el paisaje de páramo y subpáramo ocupa aproximadamente 0.79% del territorio. Allí se ubican los municipios de La Salina y Sácama y unas pequeñas áreas de Recetor, Chameza y Támara.
Estas tierras son utilizadas por colonos boyacenses para cultivos de pancoger y explotación de especies vegetales usadas en artesanías, medicina tradicional, leña y madera.

Casanare se destaca como área estratégica para la conservación de ecosistemas de piedemonte, la formación geológica de San Miguel de los Farallones ubicada en las montañas.

Utilidades

[Ir al inicio de esta página] [Ver en formato amigable para la impresora] [Recomendar esta sección a un amigo]
[Página generada en: 0.126 segundos] [Querys Ejecutados:202] [Querys Cacheados:0]